- Preguntas frecuentes -


1- ¿Qué es la etología?

La etología es la rama de la biología y la psicología que se encarga del estudio del comportamiento de los animales. Siendo la etología clínica la encargada de la prevención, diagnóstico y tratamiento de los problemas de comportamiento de los animales domésticos.

Dentro de esta rama profesional podemos encontrar a los etólogos (biólogos o psicólogos) y a los etólogos clínicos (veterinarios), quienes en caso de ser necesario sí estarán capacitados para el empleo de psicofármacos o análisis de pruebas clínicas sin colaboración de un veterinario externo.

2- ¿Por qué es tan importante la prevención?
Los problemas de conducta representan una de las principales causas de abandono y eutanasia en todo el mundo. Por ello, realizar una labor formativa y trabajar en la prevención es clave para evitar la aparición de problemas de comportamiento, mejorar la convivencia que tenemos con nuestros gatos y garantizar el bienestar felino.
3- ¿Por qué es importante consultar cualquier alteración del comportamiento?
Normalmente solemos pensar que los problemas de comportamiento son sólo casos de agresividades o fobias y esto hace que conductas menos “llamativas” pasen inadvertidas o incluso resulten divertidas. La realidad es que estas conductas también pueden ser signos clínicos de la presencia de algún problema conductual y/o médico. Las estereotipias, o conductas repetitivas, son el ejemplo más representativo (por ejemplo, un acicalamiento excesivo o morderse la cola).
4- ¿Por qué es importante conocer el lenguaje felino?
Conocer el lenguaje de nuestro gato es la clave para poder entenderlo y saber cómo interpretar su actitud en el día a día. Esto resulta vital para poder detectar algún problema médico y/o conductual pudiendo tratarlo en las fases iniciales.
5- ¿Qué es el abordaje mixto?
Consiste en analizar los problemas de comportamiento considerando las posibles causas conductuales y/o médicas ya que existe una relación bidireccional entre ambas. Por ello, ante cualquier cambio de comportamiento o alteración de la rutina de nuestro gato debemos acudir a una revisión con el veterinario para descartar problemas médicos y consultar con un etólogo.
6- ¿Qué es un problema de comportamiento?
Se considera problema de comportamiento a aquellas conductas que comprometen el bienestar del gato, que pueden resultar peligrosas para ellos mismos u otros animales con los que convive e incluso aquellas que, pese a ser aceptables desde un punto de vista etológico, resultan molestas para los humanos con los que convive (por ejemplo que arañe las cortinas).
7- ¿Se va a solucionar el problema de comportamiento?
Habrá casos en los que la conducta desaparecerá por completo y otros en los que se verá disminuida. Por ejemplo, si incorporamos a la familia un gato que ha sido maltratado durante 10 años, después del tratamiento podría recuperar la confianza total a la hora de relacionarse con los humanos o solamente recuperar una confianza parcial (tener confianza con los miembros de la familia pero no con los desconocidos). Cada caso varía en función de múltiples factores y a su vez cada gato puede responder en un nivel distinto, sin embargo todos los problemas de comportamiento han de ser diagnosticados y tratados para mejorar la convivencia en el hogar y aumentar el bienestar de nuestros felinos.
8- ¿Por qué se solicitan grabaciones?
Para el correcto diagnóstico de los problemas de comportamiento es muy importante saber la postura corporal del gato así como el contexto en el que se lleva a cabo y por quién (en caso de haber más de un felino). Como no siempre podremos estar presentes cuando realiza la conducta a tratar, el uso de vídeos permite un diagnóstico y un tratamiento mucho más preciso.
9- ¿Por qué se pregunta sobre el entorno y los miembros de la familia?
Para diagnosticar correctamente un problema de comportamiento no hay que centrarse sólo en las características propias del gato (edad, peso, origen, etc.), sino que también debemos analizar el entorno y los posibles cambios que se hayan producido. Los cambios en la estructura familiar, la forma de interactuar de cada miembro de la familia o la presencia de otros gatos son algunos de los factores a tener en cuenta en el tratamiento.
10- ¿Debe estar toda la familia en la sesión?
Todos los implicados han de saber qué estamos trabajando y cuáles serán las pautas y protocolos a seguir, ya que errores e incoherencias en el manejo por parte de los miembros de la familia podrían afectar al tratamiento. Es importante que estén todos presentes o exista una buena comunicación.

Si aún tienes alguna duda o quieres solicitar un servicio, ¡Ponte en contacto conmigo!